Estudiantes de la UPLA realizan taller de apoyo pedagógico a niños de Villa Santa Teresita en San Felipe

IMG-20171030-WA0009Un taller de apoyo pedagógico, dirigido a más de 20 escolares, de la Villa Santa Teresita de San Felipe, es el que están ejecutando actualmente en dicho sector, un grupo de alumnos y alumnas de Pedagogía del Campus San Felipe de la Universidad de Playa Ancha (UPLA). El proyecto, que partió hace algunos meses como un voluntariado, actualmente forma parte de las iniciativas ganadoras en la Convocatoria 2017 de la Incubadora Universitaria de Procesos Cooperativos, enmarcada en la política de Vinculación con el Medio y en el Convenio de Desempeño UPA 1301.

Son dos estudiantes de Pedagogía en Educación Básica y tres de Pedagogía en Inglés, quienes desde mediados de este 2017, están visitando la sede comunitaria del barrio para realizar sesiones de nivelación en las asignaturas de matemática, inglés, y lenguaje y comunicación a niños, niñas y adolescentes (preescolares a 5° básico), que habitan en este lugar, que es reconocido en la zona por presentar altos índices de vulnerabilidad económica, delincuencia y drogadicción.

IMG_1602“Sabiendo que es una villa vulnerable, desde el punto de vista social, la idea aquí es dar un apoyo pedagógico, que va más allá de una mirada asistencialista tradicional, ya que más que el contenido disciplinar, queremos entregar herramientas de carácter pedagógico, donde los chicos puedan resolver situaciones, resolver problemas de aprendizaje, desde lo más básico y mínimo, de manera que ellos puedan con esas herramientas mínimas desenvolverse en el contexto escolar”, comenta el Director del Departamento disciplinario de Humanidades, Juan Saldaña Álvarez, quien es el responsable del proyecto, denominado “Co-construcción socio – educativa en la Villa Santa Teresita, comuna de San Felipe. “Aprender para no depender”.

Educación y afectividad

IMG_20171106_190636952El taller, por lo tanto, está lejos de ser un simple “ayuda tareas”, puesto que como explica el académico, el enfoque está en optimizar el proceso de aprendizaje y una de las estrategias ha sido mediante, la mejora del entorno socio-afectivo. Dibujos, manualidades, juegos y un conjunto de actividades orientadas a entregar un espacio agradable y de contención para los niños, han sido las que se han utilizado durante estos meses.

“Dado las condiciones bien deprimidas que tenemos en la villa y en las condiciones que están trabajando los chiquillos, yo creo que el gran recurso que han trabajado ellos, ha sido el tema del vínculo con los niños y eso también es un elemento que potencia el proceso de aprendizaje”, dice al respecto, el académico.

Una visión que comparte la estudiante de Pedagogía en Inglés (promoción 2014), Paola Ramírez Palacio, quien ha vivido en carne propia lo que significa trabajar en un contexto como ese: “Te da la otra mirada, más humana de la pedagogía, que tiene que ver con ser persona, es decir, dejar de ser un profesor que va a entregar conocimientos, sino que intento ayudarte con lo que sé, pero si no necesitas eso tanto como necesitas lo afectivo, te puedo ayudar en eso, también”, plantea la joven, oriunda de San Antonio. IMG_8033

Y es que el acompañamiento y la oportunidad de tener una instancia como ésta para sus hijos, ha sido lo que más han valorado en el barrio, desde donde surgió la solicitud de ejecutar esta iniciativa.

“Nosotros somos una población calificada de alto riesgo. Hay muchos niños y hay una actitud de las mamás, en un atisbo de conciencia- porque la conducta general no es esa- de querer que los niños no sean como los padres, de que sean algo más, de que estudien, de que se preparen. Y eso, ha sido lo que nos ha motivado, aparte de que nuestra mayor motivación, es la actitud misma de los niños porque son niños llenos de ganas, potenciados, inteligentes. Son niños sanos, entonces, vale la pena, desde la más tierna infancia, tratar de guiarlos y acompañarlos”, comenta, Carola Rojas Aguilar, quien es miembro de la directiva de la sede comunitaria de la población y una de las personas que presentó el requerimiento a la universidad, que ya había realizado acciones en el ámbito educativo, psicológico y recreacional en el lugar.

Educación no formal

Así es como, el taller, que comenzó como con un voluntariado, actualmente, incluso, ha significado un impacto a nivel formativo en los estudiantes de pedagogía de la sede. Ese, de hecho, es uno de los desafíos de esta idea de incubación.

“Algunos chiquillos, que están trabajando en el proyecto, han manifestado el interés de establecer una línea de investigación en sus trabajos de síntesis final, en todo lo que tiene que ver con procesos de educación no formal, porque el proceso educativo no sólo está ligado a la escuela, sino que también hay procesos en otros contextos, es decir, se ha ampliado el concepto de proceso educativo con condiciones súper específicas como es el caso de la villa, entonces, yo creo que esta es una experiencia novedosa, que si bien, es muy sencilla, no deja de ser significativa”, plantea el académico Saldaña.

IMG_1607No obstante, más allá de los cambios que se puedan generar en el currículo, el proyecto ha implicado un contacto con la realidad que, sin duda, ha dejado una huella en los estudiantes de la UPLA, como decía Paola, fortaleciendo y dando cuenta de ciertos valores y compromisos que serían fundamentales. Así, al menos, lo ve la pobladora Carola Rojas: “Estoy muy agradecida de la gestión, del recibimiento que tuvimos, de parte de las autoridades de la universidad, y tengo mucha esperanza y me da mucha alegría de ver que se pueden hacer cosas y que hay profesionales que se están formando, no tan sólo con la intención de un sueldo o de la posición que van a tener, sino que se están preocupando por sus semejantes y están siendo generosos con sus conocimientos. Para mí, ese es el valor más grande que puede entregar un ser humano”, manifiesta.

Universidad vinculada al territorio

De la misma manera, según comenta el profesor Saldaña, con esta iniciativa, también, se espera levantar información sobre otros requerimientos que pueda tener la Villa Santa Teresita, para que a futuro, puedan ser trabajados por otras facultades o departamentos disciplinarios de la UPLA, generándose así, esta relación bidireccional entre la sociedad y la Casa de Estudios que propone la política de Vinculación con el Medio de la UPLA.

En ese sentido, el Coordinador de Vinculación con el Medio de la sede San Felipe, Ricardo Ruiz, plantea que además, de aquellas eventuales acciones, el Campus ha firmado convenios de colaboración con nueve de los diez municipios del Valle de Aconcagua, y con numerosos establecimientos educacionales, lo que demuestra este interés por trabajar en y con la comunidad.

“Pensamos que nuestra universidad, en su condición de pública, inclusiva y laica, no puede ser una especie de isla intelectual o académica, sino que debe estar permanentemente vinculada con el territorio”, dice, al respecto.

Close Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>